sábado, septiembre 08, 2007

El día que no se celebro al profesor en Puerto Montt


El martes 11 de septiembre de 1973 en Puerto Montt todo estaba listo para la celebración del día del profesor. Ese guía para las generaciones que hacen sociedad, no viviría su fiesta nunca más en esa fecha. La historia diría que no.

Origen verdadero del día del profesor

El origen de esta festividad se remontaba ha 1943 cuando en la primera conferencia de ministros y directores de las republicas americanas, realizada en Panamá, se acordó que en todo el continente, se conmemorará ese fecha el día del maestro aquella jornada en homenaje ha Domingo Faustino Sarmiento fallecido aquel día en 1888 quien fuera el primer director de la Escuela normal José Abelardo Núñez en Santiago,la primera institución latinoamericana especializada en preparar maestros, medida que fue refrendada por el gobierno de Chile encabezado por Juan Antonio Ríos y su ministro de educación Benjamín Claro Velasco por medio de un decreto que en parte dice “ Todos los años en los establecimientos educacionales de todo el país se celebraran festividades cívicas, veladas y otros actos educativos destinados a ensalzar la misión del magisterio dentro de la colectividad”.

La directiva del SUTE

En aquellos días los trabajadores de la educación estaban agrupados en un sindicato único llamado SUTE (Sindicato Único de Trabajadores de la Educación) que había sido creado por ley N. 17.615 del 28 de enero de 1972. La directiva local estaba encabezada por Mirna Leichlede Dazarola, su vicepresidente era Sergio Wolleter V. , el secretario general, Pedro Aros Soto, secretario de finanzas, Getulio Vargas O., secretario de organización y control, Hernan Ulloa H., Director de relaciones sindicales, Ramón Carrasco, Director de relaciones publicas, Amanda Ibars de Cumming, directora de acción y seguridad social, Myriam Valderas de Ebensperger, director de educación y cultura, Nelson Mora B., director de asuntos económicos, Hernán Flores S. , director de deportes, Julio Sáenz C., director de turismo, Ignacio Álvarez P., director de asuntos jurídicos, Víctor Macias C. A nivel provincial su presidente era Gustavo Flores, Vicepresidente, Héctor Oyarzún S. , secretario general, Mario Oyarzún O., secretario de organización y control, Humberto Schelning M., secretario de finanzas, Homero Cuevas C., director de relaciones sindicales, Efraín Gallegos A., Directora de relaciones públicas, Irma Santana U., director de acción y seguridad social, Gustavo Torres R., Director de educación, Antonio Maldonado A., director de cultura, Benjamín Baeza V, director de turismo, Mario Asenjo A.,director de deporte, Ernesto Latorres A, director de administración, Manuel Novoa M., director de asuntos económicos, Oscar Silva y director de asuntos jurídicos, Carlos Siebald A.

Las actividades programadas aquel día

La programación de esa jornada era sobrio en esa oportunidad contemplaba visitas a las radios de la ciudad, un acto solemne a las 11 de la mañana en la sala Diego Rivera de la Casa de arte y a las 16:30 de la tarde un acto ecuménico en la iglesia catedral para después visitar los cementerios por delegaciones de consejos sindicales.

En el Diego Rivera se esperaba hacer un acto artístico-cultural con las fuerzas vivas de nuestra urbe. Se iba ha entregar diplomas y medallas a los profesores que cumplían 25, 30, 35 y 40 años de servicio en la enseñanza, algunos de ellos eran; Pedro Barría Villaroel ( Instituto comercial), Arsofio Soto Nuñez ( Liceo Industrial), Haydée Andrade Oyarzún ( Esc. N 10), Luis Ojeda Alderete ( Esc.10), Edmundo Mutizabal Monsalve (Esc. 80), Juan M. Sotomayor Godoy ( Liceo industrial), Maria Oyarzún Mansilla (Esc. N. 10), Silvia Vargas Villaroel ( Esc. N.2), Manuel Cordova Álvarez ( liceo de niñas), Enrique Barría Villaroel (Instituto comercial), Benedicto Pérez Biott ( Esc. N. 10), José Miguel Rodríguez F. ( Provincial de Educación), Lucia Garro Lopez (Esc.N.10), Gerardo Aguilar Cárcamo ( Director Departamental) . Asimismo el departamento de bienestar del SUTE local rendiría homenaje a los profesores que se habían acogido a jubilación.

Este día estaba envuelto en el verso, así Jorge Camhi Monsalve escribía recordando al profesor Diego Fuentes en un extenso poema que decía en parte “descendía hasta el estuario/viniendo desde el oeste,/para llegar a su escuela/muy temprano el señor Fuentes”.

El fin de la fiesta

De golpe la fiesta termino. No habría risas, ni recuerdos a los que dieron su vida para la educación. Nada de lo programado se haría. No se entregarían distinciones, ni habría memoria y menos arte. El rápido movimiento de las fuerzas militares que ocuparon la ciudad de Puerto Montt en la mañana del 11 de septiembre de 1973, acabaría con cualquier ánimo para conmemorar al maestro y aunque hubieron profesores que llegaron al Diego Rivera aquella mañana, ya nada era lo mismo, todo debieron volver a su domicilio, viendo como se alejaba esa conmemoración.

Ese día del maestro que se perdió irremediablemente se fue llevando el prestigio social del docente. El profesor como institución social respetada no volvería. Con las inmorales denuncias hechas por algunos docentes contra sus propios colegas que iban a sufrir la violencia de los aparatos represivos se daría la primera estocada mortal. Después esto se agudizaría con el asesinato de la escuela normal, la mercantilización del sistema educativo donde la obtención del titulo al mejor postor en varias casas de supuesto estudio, sumado a la arremetida de las nuevas tecnologías y la fragmentación del núcleo familiar haría irremediable la vuelta atrás. Pero no todo esta perdido, la mirada del niño que despierta en sus ilusiones siguiendo la voz del maestro iluminado aun nos hace creer en mejores tiempos.