viernes, noviembre 25, 2016

Un libro necesario para Puerto Montt comentario libro Puerto Montt desde el barrio Puero 1909-1942


Era necesario que  en Puerto Montt se publicaran trabajos específicos de la historia social que dieron forma a la actual sociedad, dejando esa mirada clásica desde la elite o los supuestos lideres institucionales  para eso responde este trabajo “Puerto Montt Desde El Barrio Puerto 1909-1942” de los jóvenes historiadores Francisco Mansilla y Nicole Gallardo.
La obra hecho de una lectura crítica de la documentación existente y un análisis del aporte de los historiadores locales, acompañado del aporte testimonial de los vecinos del barrio en estudio Chorillos-Miraflores, que le entregan sentido a los antecedentes, revela algo que ya se intuía en una mirada rápida de la historia de Puerto Montt, la no planificación del desarrollo urbano del sector, más bien construirse por el aporte de la iniciativa de los mismos habitantes que luchan por construir un espacio habitable.
 Los conflictos sociales por la marginalidad que los sume el abandono del aparato estatal y vincularse con el puerto en un transito que va dejando huella en su identidad, refleja que lo sabido no es tal , el peso de la identidad chilota  es una huella del principio que se va transformando con los años por el peso urbano en otra cosa distinta que recién esta encontrando sus sentidos.

Vale la pena leer esta historia, desde abajo, desde el pueblo para ir entendiendo a este Puerto Montt y sus caminos futuros.

martes, octubre 11, 2016

Nueva Zelanda: el futuro presente parte final

Viernes 30 de septiembre del 2016
La mañana lo aprovecho para conocer el sky tower . Ubicada en el complejo Sky city Auckland en el centro de la ciudad, mide unos 328 metros de altura y comenzó a construirse en 1994 inaugurándose el 3 de marzo de 1997.







En el mirador dejado para el público uno puede tener una vista de toda la urbe y algo más alla, tomo un par de fotos, mientras los turistas chinos, europeos, dan vuelta, seguido de un par de niños.
Eso quedara, la impresión, esa huella de un viaje en el recuerdo, de la gran calidad del agua y la fruta, de lo respeto y lo agradable de la gente que conoció en el camino.

En el avión ya volando hacia Chile. Retrocedo el reloj como volviendo a ese pasado y ese subdesarrollo al que pertenezco, con legislación ambiental mediocre, calles sucias y ninguna tenencia responsable de mascotas. Sin embargo la geografía en Puerto Montt, es la huella ese cuerpo clavado en la piel que siempre quedara con mi aliento en noches interminables y días luminosos por la bahía del Reloncavi. 

Nueva Zelanda: el futuro presente quinta parte

Jueves 29 de septiembre del 2016

Es un bello día para caminar por la bahía de Auckland , apreciar la actividad de los diversos yates anclados en el sector  hacia Auckland Fish Market  para degustar  un fish and chips y prepararse a tomar cerca de las 14 horas  el servicio de ferry hacia Devonport .
  El viaje dura cerca de 15 minutos, uno puede tener una clara visión del entorno natural . Al llegar a Devonport  que es una villa residencial situado frente Auckland al otro lado de la bahía, comienzo una agradable caminata viendo las casas victorianas, mientras los padres y abuelos sacan a jugar a los niños hacia la playa o los parques. Se respira tranquilidad, mientras el sol ilumina suavemente dibujando en las piedras de la playa matices de colores que se van desprendiendo al contacto con el agua.















 Al termino de la ruta por esa costanera llego al  Torpedo Bay Navy Museum: que fue una estación militar del siglo XIX que  es utilizada en la actualidad como centro divulgativo sobre la Marina y su importancia en  la historia de Nueva Zelanda, en la exhibición se encuentra interesante datos sobre su participación en las dos guerras mundiales, la guerra fría y en otros conflictos.
  Después vuelvo adentrarme por Devonport para subir  el Mount Victoria   que en idioma maorí se conoce como Takarunga , avanzo a paso firme por la empinada cima encontrándome con una casa de escritores donde se hacen recitales y conferencias.
Tomándome un atajo subo por una escalera y llego al fin a la cima, se tiene una vista total de Auckland que es la mejor obtenida de todo el recorrido.  Este lugar es la cima de un antiguo volcán que recuerda la actividad geológica de la zona. Uno también puede apreciar no tan distante la isla Rangitoto  que es el más joven y más grande de los conos volcánicos en Auckland surgido desde el fondo del mar tan solo unos 600 años. También en la cima del Victoria se pueden encontrar instalaciones militares como muestra de que Devonport fue sede de la marina neozelandesa por muchos años.

Miro el paisaje al caer la tarde envuelto con la nostalgia del visitante que pasa para apreciar la marca primera de un lugar, maravillado por el peso del pasado del sitio y el atisbo de futuro que se ve en Auckland con sus edificios futuristas, sin olvidar la fuerza de los procesos internos de la tierra que a futuro  volverán a redibujar este territorio siguiendo su propio camino en el impacto de la materia con la energía interna del planeta. 

lunes, octubre 10, 2016

Nueva Zelanda: el futuro presente cuarta parte

Miercoles 28 de septiembre del 2016

  Otra vez al aeropuerto de Auckland a tomar un avión rumbo a Wellington. Con ropa comoda, documentación al día, entro a la aeronave, el viaje dura algo más de una hora pasando sobre esas largas nubes blancas que definen el nombre del país.
  El aeropuerto de Wellington me parece algo más grande que el de Auckland con muchas tiendas de todo tipo. Pronto encuentro el paradero de buses, el trayecto demora unos 15 minutos pasando por poblaciones residenciales hasta el centro.
















  Una pocas cuadras camino hasta la bahía donde se encuentra el museo de Nueva Zelanda o te papa Tongarewa  en maorí que literalmente significa “ contenedor de tesoros”.  Subo hasta la 2 planta donde se encuentra una didáctica exposición sobre la vida y vegetación en Nueva Zelanda, después penetro en la exhibición “ Gallipoli : the scale of our war”, desarrollada por la empresa de efectos especiales weta workshop que trabajo en la trilogía de el Señor de los anillos. La producción cuenta la historia de la campaña de Gallipoli en la primera guerra mundial  donde nace la identidad de esta nación a través de la mirada de ocho neozelandeses. Figuras a gran escala, una grafica y visuales precisas entregan una clara visión de este episodio brutal de la guerra.
Después en la 3 planta volvemos a profundizar en diversos aspectos de la cultura maorí, de los pueblos del océano pacifico y la historia social de este país con sus diversas luchas. Para terminar en la última planta con un recorrido maravilloso con la colección nacional de arte destacando el espacio a los retratos del siglo XIX.
Después camino por la bahía de la ciudad que me recuerda en algo a Puerto Montt y la isla Tenglo, tomo foto a varias placas que recuerdan la historia del puerto, escuchando a lo lejos un tema de David Bowie que da ritmo a los pasos.
Llego a la City Gallery de Welligton en la que se entrega una muestra de arte contemporáneo, interesante el empleo de la materialidad, esa posmodernidad que busca una identidad  en el viaje.
Después de comer algo rápido cerca de las 14 horas encuentro una librería de libros usados con interesante ofertas de libros de historia social de Nueva Zelanda, cerca de allí en una biblioteca había un remate donde aproveche de sumar más publicaciones que hacían un gran peso al caminar, pero así es el ansia de saber.
Hago un recorrido por el interesante New Zealand portrait Gallery donde habia una exposición The Rokeby Portraits: Family Portraits from the 17th, 18th and 19th Centuries que es una colección de pinturas británicas que retratan a una familia a través de este periodo de tiempo.
En el museo de Wellington que hace un recorrido intenso de la historia de la capital de Nueva Zelanda, con la importante labor del puerto, el comercio mercante, la navegación en geral, empleando en forma útil la multimedia con una especie de máquina del tiempo que entrega a través de una pantalla recreaciones de los distintos periodos de la urbe.
Una de las cosas que me llamo en especial la atención es el espacio  dedicado a la comedia del 2014 “What We Do in the Shadows”  de los directores Taika Waititi y Jemaine Clement que es un documental falso sobre la vida en una casa de vampiros  y que pronto se viene un spin off de seis capítulos, en la sección dedicado a la película realizado en Wellington se exhibe vestuario y diversos elementos para la producción. Es claro que el cine de Nueva Zelanda está pasando por un gran momento ya uno ve extensos catálogos de sus films con distinto genero y temáticas que van desde las grandes producciones al cine más experimental.
Otra vez a caminar paso por el parlamento del país, lamentablemente se me hace tarde ya que todo cierra a las 17 horas para ir a conocer la casa de la gran escritora Katherine Mansfield  que a comienzo del siglo XX describió la infancia y las familias de esta región proyectando su universo literario a través de sus cuentos a  una escala mundial.

Termina el viaje a tomar el avión de vuelta a Auckland. 

Nueva Zelanda: el futuro presente tercera parte

Martes 27 de octubre del 2016
Es una agradable mañana de cielos despejados en Auckland , disfruto el agua que es de una calidad sin igual, en el Albert Park  llegan muchos estudiantes a tomarse fotos al terminar sus estudios. Varios proceden del extranjero especialmente de China y Corea, a estudiar ingles y otros idiomas a la universidad de la ciudad.
El parque con sus grandes arboles y sus monumentos que dejan huella del pasado del imperio de Gran Bretaña con la viva presencia de la reina Victoria y de los que pelearon en la guerra de los Boers , es un reflejo de la memoria que está allí, donde se respira la calma necesaria, ante el ritmo de la modernidad.
Paso por la Universidad de Auckland  conociendo  sus facultades y haciendo un extenso paso por su librería para ver libros de historia local y de los pueblos del Oceano Pacifico.
































Una extensa caminata inicio por la ciudad hasta llegar al Auckland Domain que desde 1880 es una reserva publica de unos 200 acres. Formada por actividad volcánica hace 140.000 años tiene extensas areas de bosques nativos, campos para hacer deportes y excelente panoramina de la zona.
  Llego hasta el Wintergarden  que podemos traducir como “ los jardines de invierno” se construyo después de la segunda guerra mundial  , tiene un estilo arquitectónico moderno vinculado a la vertiente  Arts & Crafts con dos invernaderos uno de clima templado y el otro tropical , helechos y flores de todos los colores, más la luz, hace que los sentidos se expandan.
  Poco después llego al  Auckland War Memorial Museum. Empiezo por recorrer la sección con la historia y la cultura del pueblo Maori, es interesante su trabajo en sus figuras estilizadas, sus enormes embarcaciones, el proceso de poblamiento de Nueva Zelanda y su lucha por defender sus derechos desde los inicios de la colonización europea hasta la actualidad con el importante tratado de Waitingi el acuerdo de la corona Britanica y los Maori en 1840 la que ha llevado a constantes disputas de interpretación con guerras incluidas  hasta los avance logrado en estos tiempos en materia de reivindicación sociopolitica.
  Posteriormente paso a la sección de los pueblos del pacifico con su riqueza de cada una de sus identidades culturales, se me vienen a la mente toda mis clases de antropología y  entiendo todo lo que a significado el sincretismo cultural y sus luchas con el impacto de la cultura de mercado.
Paso  de lleno a la historia de Nueva Zelanda, con el proceso de colonización, las guerras con los nativos, la primera y segunda guerra mundial y su impacto en esta nación, como asimismo el espacio dejado para resaltar los aspectos de la vida cotidiana. También se destaca el sitial que se ha dejado para los caídos en las distintas guerras.
Finalmente y no menos importante es la sección con el tema de los procesos geológicos, tanto terremotos como volcanes, con una pieza donde se recrea un movimiento telúrico y es que  se debe recordar que en el caso de Auckland sus colinas son todas de origen volcánico llegando a tener 48 cráteres en su área metropolitana.
Vuelvo al centro y me dirijo a uno de los numerosos restaurant de comida coreana y disfruto un  rico Bulgogi para ir cerrando la jornada y planificar las próximas aventuras.